Feeds:
Entradas
Comentarios

Rumorología digital

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
Rumorología digital
Por: Lilia Cisneros Luján (Por favor respóndeme a: lcisnerosescritora para que pueda constatar que me has recibido y que tengo correcta tu dirección)14 de enero 2019

Las afirmaciones de contenido específico aunque no verificado, son tan antiguas como la humanidad misma. Parte de la crisis que concluyó con el fin del imperio romano era una serie de datos que no necesariamente podían calificarse de falsos o verdaderos; pero se trasmitían de persona a persona. Rumores de guerra civil entre Cesar y Pompeyo, fueron solo algunos de los susurros que terminaron primero con la liquidez económica y finalmente con la caída del imperio de occidente y un siglo después el de oriente, pues si bien al “vulgo” poco le importaban los detalles de vida de potentados tanto en la herencia de los dos hermanos como en la tetrarquía, la adoración por César era parte de la vida romana. Sin embargo al descuidarse el andamiaje del comercio, las estructuras imperiales y la productividad de esclavos que en cierta medida eran la pasta que daba unión a todo, se fueron dando las condiciones para la derrota que desde el extranjero les infringieron los germanos en el año 476.

Los juicios de Salem, la invasión de extraterrestres, los hombres mono de la India, las supuestas epidemias –por picaduras de insectos o por virus como el VIH- son sólo algunos de los rumores que aun antes de contar con las herramientas del teléfono móvil, el twiter y tantas otras monerías de la humanidad del siglo XXI, han dejado consecuencias casi siempre drásticas y negativas. ¿Cuál es la verdad acerca del robo de gasolina? ¿Que elementos objetivos se tienen para asegurar las pérdidas cacareadas? ¿Se tienen sospechosos jurídicamente imputables?

Según los diversos académicos de la psicología social[1], en el caso de los rumores lo que priva son noticias que si bien resultan de un proceso de deliberación colectiva, no pasan de ser una suposición ambigua y a partir del furor de las redes, en ocasión de insulto a aquel a quien se envidia aun cuando no se conozca. En la mayoría de las veces, el rumor viene a ser un infundio que de simple murmullo termina convirtiéndose en el hecho mismo que se difunde aunque inicialmente haya sido una habladuría. “Si el río suena es que agua lleva” decían la abuelas pero también aclaraban. “Más que ser señorita importa que parezcas señorita”

Cuando el rumor se convierte en estereotipo de crítica o cuestionamiento de personas o circunstancia inalcanzables para los pueblos, hay ciertos temas recurrentes: complot para mantener o recuperar el poder; temor a los diferentes: minorías -por razón de género, de capacidad financiera, de religión; nacionalidad, calidades o vicios que caracterizan al otro. Y es que salvo excepciones muy escasas, los rumores casi siempre son negativos y por lo mismo generan ansiedad y miedo, como el que se ha difundido los últimos 60 días. Resultar victimizados por los rumores negativos o las violencias colectivas no es pues una novedad y la historia lo mismo ha acumulado tanto leyendas como hechos dramáticos a los cuáles se llegó después de una profusa difusión de, murmullos, susurros y hasta habladurías.

Habida cuenta que los rumores a veces tienen un núcleo de veracidad, valdría la pena analizar el tema poniendo en la mesa los periodos de hambruna en Francia -S XVII- las epidemias de cólera en Europa –S XIX- las distintas pandemias de fines del siglo pasado e inicios de este. Y es que lo rumores, son una forma simple de procesar socialmente cualquier información que ronda en la desinformación

Los rumores, son un fenómeno importante, porque ilustran el procesamiento social de la comunicación, mediante la interacción entre procesos cognitivos intra-personales y procesos sociales interpersonales ¿Qué tanta madurez emocional existe entre sujetos que con un teléfono móvil repiten profusamente un rumor? ¿Cómo se va modificando la esencia del mensaje inicial cuando este se reproduce masivamente?

Según los que han estudiado el fenómeno, son cuando menos 3 los factores que permiten la circulación de un rumor: la incertidumbre generalizada; la credibilidad de lo que se afirma –puede ser verdadero o falso- y la ansiedad de los receptores.[2] El último que ejemplifica esta hipótesis y que pretende justificar el porqué de la ruptura en el acceso a un bien –es decir los energéticos- parece haber quitado tensión en muchos otros que se ventilan básicamente entre los miembros del poder legislativo.

Seguridad y justicia son temas de ansiedad de la ciudadanía. Evitar que los delincuentes entren como al cine a un juzgado y salgan por la otra puerta, no necesariamente se debe a ministerios públicos –hoy fiscales- corruptos y jueces vendidos ¿Por qué y quienes fueron los responsables de modificaciones de códigos penales e incluso artículos constitucionales[3] que nos llevaron a esta realidad? ¿A que se debió la exclusión de los juristas como parte toral del proceso legislativo? ¿Los diputados actuales ya no adolecen de flojera o desinterés en sus representados? ¿Qué fue lo que acabó con el rumor que los calificaba como simples y baladíes “levanta dedos”?

Hoy se empieza a asumir, que el verdadero esfuerzo de un legislador se da justo en comisiones y deberá llegar al día en que se entienda que desde la iniciativa, hasta la iniciación de la vigencia de una ley, hay principios generales de derecho, que en los tantos cambios a bote-pronto de la constitución que nos rige, se han distorsionado por la ausencia de cuerpos profesionales especializados. Resulta verdaderamente inaceptable, que mejor los criminales se ocupen de contratar a los mejores talentos que los funcionarios públicos cuya responsabilidad primordial es servir a los pueblos que les pagan. Ojalá que en vez de dar rienda suelta a chismes y barullo, se de espacio a colegios de abogados reconocidos por la ley que por su misma especialidad tienen todo el derecho de ser pagados apropiadamente. No se trata de convertir a los colegios de profesionistas en vehículos de poder pero si de escuchar justo a aquellos que aprendieron en las universidades lo que significa seguridad y justicia.

Anuncios

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
Humanos depredadores
Por: Lilia Cisneros Luján (Por favor respóndeme a: lcisnerosescritora para que pueda constatar que me has recibido y que tengo correcta tu dirección)7 de enero 2019

Más allá del XXV aniversario del surgimiento del EZLN, las manifestaciones virulentas de inmigrantes centroamericanos en contra del secretario de hacienda mexicano en la ciudad de Tijuana y mi convicción del patrocinio de todo movimiento masivo inclusive los chalecos amarillos –que en realidad son verde fosforescente- de Francia, lo que si es preocupante son los millones de toneladas de desechos que el ser humano arroja al planeta todos los días.

El año pasado movió a un número relevante de personas la isla de plásticos de toda clase que flota en la mitad del océano pacífico; de inmediato jóvenes emprendedores, empezaron a proponer soluciones, algunas empresas manifestaron estar dispuestas a donar recursos para, cuando menos, aminorar el problema y así como surgió, la preocupación se fue apagando conforme quedó atrás la celebración de los mares.

Cada cual –en algunos países desarrollados y ciertas colonias de la ciudad de México- hemos aprendido a separar; parte de nuestros residuos del jardín los ocupamos para composta y hasta gastamos recursos para llevar a centros de reciclaje, papel, botellas o desperdicios electrónicos. ¿Por qué entonces México ocupa el noveno lugar en generación de basura? ¿Qué hacen China, Estados Unidos y la India, para dejar de ser los tres países que más suciedad tiran al medio ambiente?

Uno de los problemas con los desperdicios que contaminan el medio ambiente –además del mismo sistema capitalista que induce el consumo sin límites- es la ausencia de estadística veraz[1]. Organismos de la ONU tienen unos datos, el Banco Mundial publicó otros y las ONG nos dan unas cuentas verdaderamente de terror. ¿Son 10 toneladas de basura las generadas por los inmigrantes en la ciudad de Tijuana en apenas unas semanas de haber llegado? A no ser que tenga un sistema confiable de comprobación, es difícil saberlo, porque además de los cúmulos de vasos y platos revueltos con restos de comida, cobijas –algunas nuevas- casas de campaña, zapatos y ropa, solo quien recibe la basura está en posibilidad de pesarla y esta medida es menor si se compra y mayor si se cobra su manejo en términos de contrato o de presupuesto público. El hecho es que además de en la memoria de los septuagenarios o mayores se ha borrado la imagen de vajillas, sábanas y cobijas que se lavaban con cuidado y se presumían los años que habían durado; hoy la consigna es: úselos y tírelos, para lo cual los inmigrantes centroamericanos han demostrado ser magníficos alumnos de tal enseñanza. ¿Para que cuidar de una prenda invernal –pantalones, suéter, cobija- o una casa de campaña, si más adelante les regalarán otra? ¿De que viven los “Alan” y en general líderes de los más de seis mil personas que recorrieron nuestro territorio y se negaron a dejar el destruido deportivo Benito Juárez? ¿Quién cobrara a estos “lideres” interesados, los traumas y las muertes infantiles?

Pero no hay que ir a Tijuana, ni a las cañadas de la India para saber lo que es el desperdicio y los despojos, en la esquina de Miguel Ángel de Quevedo y división del norte, una mujer en situación de calle –en mis tiempos juveniles se les decía vagabundos- doblaba y revisaba cobijas, manteles, sabanas, zapatos, ropa. Metía algo en su mochila y al día siguiente regresaba, para seguir con su trabajo de pepena en medio del camellón, donde el montón que otros tiraron había crecido. ¿Para que sirven los reglamentos de cultura cívica, si nadie sufre una sola consecuencia por tirar su basura en la calle?

Recuerdo cundo menos dos crisis mundiales de la basura, una de ellas en Italia. Desde casi dos década atrás se inició en Nápoles, donde de cuando en cuando son montañas de basura las que ahogan a sus habitantes; la otra en Líbano, cuya población -menos de 400 personas- salió a protestar luego de que una tormenta llenó sus calles de la basura[2] que el gobierno simplemente acumulaba al aire libre.

El problema se agrava dado que cada día son menos los productos biodegradables y por ende menor también el porcentaje de reciclaje. La india por ejemplo no llega al 15% en tanto que México apenas el 5%. Alemania o Suiza presumen de haber logrado el modelo residuo cero; pero, si bien es cierto que la primea recicla el 65% de su basura, es uno de los países que más contamina, pues solo el 33% de su energía –mucha de la cual usa para reciclar- es limpia.

Algunas empresas, están siguiendo el modelo noruego -que era el que usábamos los viejitos de hoy en nuestra juventud- la de devolver algo del costo del refresco si Usted regresa el envase, como una forma de disminuir la contaminación de plásticos, pero igual así son poco más de dos billones de toneladas[3] las que nos enferman al año

Así que nos ahogaremos en nuestra propia basura a menos de que haya un cambio no solamente en la generación y el manejo de esta, sino sobre todo en la mentalidad de la gente. Nada puede crecer para siempre y el crecimiento de la economía de consumo y sus consecuentes deshechos está llegando o ya pasó el límite que puede soportar el planeta.

Así como aquella película de las galletas verdes, la del Waste Land, inspirada en la vida de los pepenadores de un vertedero de Sao Paulo Brasil, tenemos que dar gracias por la existencia de personas como esa mujer de mediana edad en situación de calle, que ayuda a reciclar, ropa que gente irresponsable simplemente bota porque tiene el deseo de estrenar algo nuevo, sin calcular cuanto daño hace al medio ambiente su actuar y, por supuesto, alzar la voz para exigir políticas públicas que aborden este problema de manea integral.

Muchas felicidades

Te adjunto mis mejores deseos.

El sistema me bloquea tu dirección, para que eso no pase, revisa por favor tu spam y tu basura y darle ok, o sea que están de acuerdo en que yo te siga escribiendo.

Verifica que te llega mi correo, y actualiza tu lista de envíos y recepción. Acusando recibo
Lilia

Libre de virus. www.avast.com

Navidad 2018.ppt

Museos en descuido

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
Museos en descuido
Por: Lilia Cisneros Luján17 de diciembre2018

Mi privilegio en 1990 de entrar a ver lo detalles de lo que fue residencia de más de cuatro decenas de emperadores chinos hasta que el último, Aisin Gioro Pu Yi –Puyi- estuvo aparejado por una cierta frustración, al poder observar la acción depredadora de turistas –locales e internacionales- a los que poco les preocupaba, escupir o dejar algún símbolo que recordara, no se a quien, que el autor de tal desaguisado había estado ahí.

El Palacio de la Armonía, lucía entonces con bastante polvo, mucho rezago de mantenimiento y por supuesto, la posibilidad de visitar una mayor extensión de la ciudad prohibida, era algo que el gobierno de entonces tenía bastante limitado.

En 1987, la película dirigida por Bernardo Bertolucci[1] acerca de la vida de quien en 1908 y con apenas dos años de edad, se convirtió en emperador y por lo tanto una divinidad china, abrió esas puertas por vez primera al “pueblo”. Antes de ser museo, el habitante principal fue encarcelado y de milagro se salvó de la revolución cultural maoísta que en otras ciudades fuera de Pekín, terminó con estatuas milenarias de divinidades budistas o políticas.

Pero este complejo construido entre el 1406 y el 1420[2], ha salvado algo de su patrimonio cultural, no solo porque durante la revolución maoísta, el primer ministro Zhou Enlaid, dispuso de elementos del ejército para evitar el abuso de un pueblo al cual se le permitió odiar a los ricos e imaginar que por la sola apertura de las puertas era posible alcanzar los mismos niveles de conocimiento que adentro se cultivaba. Piezas que eran de mayor importancia aun se conservan, desde 1925, en el museo Nacional de Taipei y apenas en la última década, se ha hecho toda una labor para restaurar y prevenir la destrucción de las estructuras de madera más antiguas del mundo.

Historia similar podemos decir de lo que fue el viejo castillo de Louvre construido en el siglo XII -1190 a 1202- embellecido con ampliaciones renacentistas cuando Carlos V guardó ahí sus colecciones más preciadas; lo cual dio pie para que en el siglo XVI, los reyes Francisco I y Enrique II, planearan convertir el palacio de marras en una residencia real. La historia del Louvre antes de convertirse en museo, vio intervenir en su planeación a Catalina de Medicis, enrique IV y varios violentos líderes de religiones. Pintores de la talla de Claude Perrault, Simone Vouetm Le Brun, Delacroix y Braque, intervinieron muros y algunos de los techos. ¿Existe ya algún tipo de difusión de toda la riqueza artística guardada en “los pinos” desde que Lázaro Cárdenas, dispuso que ahí seria la residencia oficial de los presidentes de México? ¿Se resguardan los retratos de presidentes a los cuales se ha satanizado? ¿Quiénes han sido los artistas que les pintaron?

Por haber abolido la monarquía francesa y debido a que sus miembros se habían trasladado al Palacio de Versalles, fue relativamente sencillo que en el siglo XVIII, se instalaran en Louvre diversas instituciones académicas y ciertos interesados en la organización de exposiciones. Por supuesto se nacionalizaron diversos bienes de propiedad real, y el acceso fue disupuesto inicialmente considerando solo tres días para público en general, cinco para artistas y dos para mantenimiento y limpieza ¿Existe algún criterio de acceso a lo que quedó luego de la destrucción de un inmueble histórico en Coyoacán para dar lugar a una librería? ¿Quién ha pedido cuentas del uso de millones de pesos gastados en ese proyecto que hoy abre sus puertas teniendo como centro la función de cafetería de barrio en medio de una zona habitacional? ¿Qué han hecho o que piensan hacer para impedir que se sigan tirando al caño millones de litros de agua provenientes del ojo natural que rompieron hace dos sexenios los inexpertos pero carísimos constructores de esa vitrina fuera de lugar?

Abrir sitios para la cultura no es un chiste y menos aun es la macana con la que demuestra que ya se abolió un sistema –la monarquía en el caso de Francia- y se arribó a otro que por decreto pueda llamarse segundo, tercero o cuarto. Uno más de de los momentos oscuros del museo francés se dio por el exacerbado egocentrismo de Napoleón[3] que a partir de 1803 lo convirtió en algo ostentoso y dedicado mas bien a glorificarle. Sea como fuere, es menester recordar que no solo la visita convierte al espacio en algo académico; se requiere de planes, cuidados y relaciones con instituciones educativas, lo cual no se logra disfrazando el espacio que contiene historia, en cine al aire libre con los jardines cubiertos de petates. Por un decreto derivado de la revolución el Louvre en 1791, fue dedicado a funciones artísticas y científicas; con todo y los cuidados extremos a lo largo de su funcionamiento ha sufrido intentos de destrucción y muchas veces esto es responsabilidad no solo del villano agresor sino de los responsables de cuidar el museo de marras ¿Están concientes las nuevas autoridades mexicanas del deterioro de lo que fue propiedad de Don José Zermeño, luego colegio Paris, después FONAPAS y hoy escuela superior de música? ¿Qué intereses han permitido que se mantenga como administradora una mujer que no supo explicar como durante su gestión en el Conservatorio de perdieron hasta pianos? ¿Pueden las autoridades actuales explicar que ocurrió con los macetones de época que antes le recibían a cada lado de la escalera? ¿Por qué la biblioteca y los sótanos se convirtieron en bodega de muebles y enseres personales de esa “administradora”? ¿Cuánto se paga a una empresa de jardinería que no ha impedido un deterioro casi mortal de lo que fueron bellos jardines? ¡Ojala que es empresa no sea la responsable de cuidar los pinos! ni ninguna otra área que hoy por hoy merece no solo admiración sino respeto.

Espectáculo o derechos

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
Espectáculo o derechos
Por: Lilia Cisneros Luján10 de diciembre2018

Aun cuando la avalancha de observaciones derivadas de la frase “el medio es el mensaje” parecían dirigirse más a criticar la personalidad del canadiense Marshall Mcluhan, que al determinismo tecnológico implícito en sus reflexiones, a casi 40 años, las mismas parecen haberse convertido en profecías. Entender los medios masivos, como una extensión del ser humano, en términos no solo de prótesis biónicas sino algo de lo cual es casi imposible prescindir como es común observar en las manos de millones de personas cuyos dedos se mueven sobre ellos con singular velocidad, es quizá la prueba fehaciente de dicha interpretación.

La ausencia de sensibilidad hacia la naturaleza de las innovaciones tecnológicas lo mismo que a sus consecuencias, impiden al ser humano –particularmente los niños y jóvenes- a valorar la importancia de derechos humanos como los redactados hace siete décadas y publicados en un documento que justo hoy recordamos. ¿Qué es más importante, contar con varios millones de seguidores, muchos de los cuales ni siquiera conocemos o mantener un blindaje de privacidad que garantice un ámbito de mi existencia, libre de observadores que puedan incidir en mi intimidad? Dependiendo de su particular desarrollo cada individuo está en la posibilidad de mantener relaciones múltiples, dependiendo cada una del contexto en el cual nos desenvolvemos. No se es el mismo en la escuela, el trabajo, el hogar, algún círculo –club, partido político, grupo de afines como rotarios etc.- donde se puedan identificar afines o disímbolos, que con los amigos o la pareja.

En 1948, se estableció en el articulo 12 de la Carta de los derecho humanos universales que: “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, ni su familia, ni cualquier entidad, ni de ataques a su honra o su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques” ¿Cuántos casos conocemos, de jovencitas e incluso mujeres adultas víctimas de extorsiones por las imágenes que se han puesto a circular en los dispositivos móviles que se convierten en “mensajes”? Las ventajas de la privacidad, devienen en políticas, cuando los medios para la difusión de lo “íntimo”, son utilizados para la comisión de delitos, desde las diversas fases de la pornografía, sobre todo la infantil, hasta el secuestro o el homicidio.

El interés de Mcluhan para comprender a los medios, antes de juzgar –alabando o condenando- a la tecnología, estaba encaminada a determinar la idoneidad del mismo: medios duros –la piedra de las cuevas- pretendían la permanencia en tanto que otros –llamados ligeros según Harold Innis- el papiro o el papel, se podían considerar más democratizadores y esta naturaleza no necesariamente está asociada con la parcialidad, sino con las limitaciones derivadas de su propia naturaleza, como es el caso de la radio que no puede mostrar imágenes.

Ahora que los teléfonos celulares –más que su antecedente de las PC, con cámaras de video- han dado al traste con la privacidad e incluso condenan a quien se reusa al uso de tales “medios” al ámbito del bicho raro, anacrónico e inculto; podemos decir que efectivamente “el medio es el mensaje” un mensaje mediático que privilegia el espectáculo, el rating, y la masificación, todo ello en detrimento de un desarrollo personal pleno y multidimensional.

Eleanor Roosevelt, reflexionó justo en el contexto del análisis de las consecuencias de dos guerras mundiales “¿dónde empiezan los derechos humanos universales? En pequeños lugares, cerca de casa; en lugares tan próximos y tan pequeños que no aparecen en ningún mapa. (…) Si esos derechos no significan nada en estos lugares, tampoco significan nada en ninguna otra parte. Sin una acción ciudadana coordinada para defenderlos en nuestro entorno, nuestra voluntad de progreso en el resto del mundo será en vano”

Hoy, desde la ONU, se lanza una campaña para la difusión de un documento que ha sido traducido a más de 500 lenguas, una expresión de derechos asumida por prácticamente todas las legislaciones del planeta en el propósito de otorgar a las personas –más allá de sus diferencias por cualquier tipo- igual valor y dignidad. Una intención de condiciones de justicia y equidad que fomenten la unión de todos lo seres humanos, una luz que debiera ser seguida igual por migrantes que por posibles anfitriones, bajo la premisa de que los primeros tienen el derecho a llegar en tanto que los segundos deberían recibirlos sin más límites que el respeto a los propios derechos que el país receptor se ha dado. Una esperanza de igualdad y dignidad que sólo se rompe cuando una de las partes infringe los propios derechos humanos.

Escuchamos a muchos exigir el abandono de la intolerancia y la represión pero no siempre quienes esto demandan cumplen íntegramente los derechos civiles, políticos económicos, sociales y culturales de sus congéneres, con lo cual abonan al odio y la erosión del Estado de Derecho en todas las latitudes

Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, ha resaltado que para “asegurar a todos el pleno e igual acceso a la educación, la posibilidad de investigar libremente la verdad objetiva y el libre intercambio de ideas y de conocimientos”[1], es menester insistir en infundir la paz y los valores humanistas en la mente de los hombres y las mujeres mediante la educación, la ciencia, la comunicación y la cultura. ¿Tuvieron esto en cuenta los responsables de organizar y procesar la reciente consulta sobre reforma educativa en México? Si al final del día se logra ampliar el derecho a las oportunidades de educación de aquellos que han quedado rezagados, en particular las mujeres y las niñas, más allá de si el medio es un libro de texto gratuito o una tableta, habremos logrado una magnífica celebración del 70 aniversario de los derechos humanos universales.

Mestizos

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
Mestizos.
Por: Lilia Cisneros Luján3 de diciembre2018

El sueño de Hitler, acerca de una raza perfecta y superior, ha quedado en un anhelo enfermizo de ciertas minorías “blancas” básicamente en los Estados Unidos de Norteamérica y ciertos enclaves muy seleccionados de Europa. Debido básicamente a las migraciones –por conquistas coloniales; en huida por condiciones de minusvalía cierta parte de la población sea esta de la raza que fuere; incluso por aventura o investigación- la raza humana se ha convertido en una mayoría mestiza, en la cual es difícil determinar cuales son los genes predominantes. Incluso en el ámbito de plantas y animales, cada día abundan las que proceden de dos especies o variedades distintas, de modo tal que lo híbrido, mixto o mezclado[1] de diversas etnias se ha estado convirtiendo en encuentro no solo biológico sino cultural.

El vocablo preponderante parece ser “integración” de los países del norte con los del sur, de los pueblos originarios con los que arribaron luego, de los ricos con los pobres. Después de la fundación de la ONU, los esfuerzos en este sentido, dieron lugar a los fallidos grupos de los 22 y los 33 –este último presidido en algún momento por Porfirio Muñoz Ledo, quien luego lo fue del G77.

Justo en esa época en que el hoy coordinador de la Cámara de Diputados era representante en México ante la ONU, facilitó la iniciativa de un grupo de ONG coordinadas entonces por la mexicana, Comunicación Cultural A.C. para proponer al organismo mundial un año internacional de las culturas autóctonas. La propuesta ahí quedó y con el paso del tiempo se convirtió en “el año de los pueblos indígenas”. Cuestiones históricas, que solo los protagonistas registraron como el hecho de que en el ámbito tribal, el bastón de mando es justo el símbolo del poder casi siempre protagonizado por el más anciano del grupo y que en el caso de México, la importancia era tal que varios presidentes de la república, acudían a la sede divina de tales tribus –los rarámuris por ejemplo- para recibir dicho bastón. ¿Recuerda Usted cuantos bastones se han recibido en el pasado? ¿Será el mestizaje lo que ha diluido la fuerza de tales pueblos y sus costumbres? ¿Qué hay de común hoy, entre lo que se hará para la protección de los pueblos indígenas y el instituto nacional indigenista[2] presidido en distintos tiempos por Miguel Limón Rojas y por Melba Pria, después de Antonio Caso?

No podemos calificar al mestizaje de bueno o malo, lo cierto es que como todo lo humano, a su vera se han dado fenómenos a veces contrarios al interés de los propios indígenas. Seguramente Cuauhtemoc Cárdenas, recuerda la cercanía de su padre, con el fundador del Instituto Lingüístico de Verano[3] al cual se otorgó el comodato por 100 años de varias propiedades como la que hoy ocupa el INE. Muchos de los bilingües desarrollados a partir de 1934 –bien como maestros rurales, bien como líderes indígenas, emigraron a la ciudad y los pueblos autóctonos influidos por ellos les denominaron “mestizos”. En el caso de los oaxaqueños por ejemplo, estos reciben a las familias migrantes locales, les dan abrigo habitacional y con el tiempo les rentan un acordeón o cualquier otro instrumento y les indican en que calles pueden tocar para pedir limosna[4]. Los niños que acompañan a esos prodigios de la música, no siempre son propios, pues una vez avecindados en la capital, se convierten en el seguro que garantiza que los adultos regresarían a devolver el instrumento y ver de nuevo a sus hijos.

No puedo olvidar esta escena: era el año 2001, bajo una de las vitrinas de la panadería “América” –hoy le caroz- se sentaba un pordiosero, con una niña en sus piernas, la cual sostenía el botecito para recibir las monedas. Bajo la falda de colores chillantes, la mano del “indigente” se daba vuelo manoseando a la niña de no más de 4 años. Busqué a un policía, le dije lo que pasaba y la respuesta fue “si jefa, ya lleva días ahí, pero no puedo hacer nada, porque dice que el es familiar, si quiere le doy el teléfono del DIF o vaya a la delegación. ¿Sabía Usted que hay de mestizos a mestizos? ¿Se ha enfrentado con autoridades demasiado incultas o con poca consciencia? ¿Usted mi querido lector, ha tenido noticia de entregas del bastón de mando indígena antes de la publicitada el pasado 1 de diciembre?

Amen de lo poco indígenas, de quienes le hicieron una limpia a nuestro ya presidente; de lo llamativo del cabello con corte permanente de la doña responsable del rito y la emoción casi infantil del viejo indígena de quien sabe que etnia, que entregó una cruz de origen romano a quien nos gobernará durante seis años, lo cierto es que poco o nada queda de lo original y autóctono en esta tierra que lo fue de mixes, aztecas, mexicas, tarahumaras, pimes, chatinos, tojolabales, huicholes, etc.; lo poco claro de sus identidades, les impide también una línea de lealtad, sobre todo si quienes se acercan a ellos son tan antagónicos como lo fueron aun antes de la conquista con quienes representaban el poder del momento.

Si la mezcla del indígena con un mestizo daba como resultado un cholo o coyote, la supremacía de este radica justo en la capacidad de manejar la mezcla de las diferentes etnias que lo conforman, aun cuando su actuación sea tan agresiva e inmoral como la del pedigüeño a las afueras de la panadería. El espíritu democrático de los grupos indígenas que aun conservan la costumbre de respetar su bastón de mando -cuando menos en el nivel del municipio- depende en mucho de evitar que sus ceremonias autóctonas se conviertan en espectáculo de las redes y el Internet, lo cual significaría, darle todo el poder a los chabochis[5] que por naturaleza, engañan, roban, acumulan, despojan, invaden tierras, son ventajosos, destruyen el bosque y no comparten ni son justos.

No violencia femenina.

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
No violencia femenina.
Por: Lilia Cisneros Luján26 de noviembre2018

Ayer domingo 25, se recordó, por el secretario general de la ONU, que es mala la violencia en contra de las mujeres; paralelo a esto nos repitieron hasta el cansancio fotos y videos de mujeres con ojos morados, labios reventado y hasta trogloditas, arrastrando a una fémina tomándola de una pierna y, quien sabe cuantas más permanecieron en el anonimato luego de ser remolcadas usando como palanca su cabellera.

Por supuesto no faltaron las estadísticas: En México 35% ha sufrido física o sexualmente por abusos; se eleva a 66% si se agrega violencia verbal o psicológica, enfrentar que la mayoría de las agresiones son cometidas por hermanos, primos, tíos y hasta padres, verdaderamente enchina la piel aunque hayan pasado ya muchos años de haber padecido tales barbaridades y reconocer que hay casos entre feministas en que una de las damas de la relación es más que iracunda, lleva necesariamente a detenerse y reflexionar en lo que está mal en la naturaleza humana.

Erradicar la violencia contra las mujeres, no es un tema de la modernidad, el mito de las amazonas, encierra –variantes más o menos- una clara intención de evitar ser apaleadas, aunque la historia concluya con mujeres super-violentas en contra de los varones y hasta asesinas de ellos.

Las míticas guerreras montadas en rápidos corceles y armadas de arcos y flechas, más allá de si vivían en algún lugar del mar Negro, en el lejano norte o en Libia[1], parecen resucitar, en personajes como la mujer maravilla o en los albores de la televisión mexicana como Nera la Pirata y si bien varios conquistadores de las Américas, creyeron haber encontrado su verdadero origen entre pueblos autóctonos –¿por eso se denomina Amazonas al río en riesgo ecológico, que cruza Brasil y otros países colindantes?- aun cuando los más sesudos antropólogos investigadores insisten en su origen en la civilización minoica.[2]

Pero ¿la física o la sexual es la única violencia que sufren las mujeres? Me tocó crecer en un entorno donde muchos padres o abuelos, consideraban con honestidad que “eso de estudiar, eran pretextos de las mujeres para andar en las calles de pirujas” o “las mujeres como las escopetas deben estar detrás de la puerta” y fui testigo de cientos de divorcios –muchos de ellos de consortes universitarios- donde el varón no soportó que su pareja le superara profesionalmente. Amenazar la masculinidad de los héroes clásicos, es algo que las féminas liberadas del estereotipo de mujer sometida y recluida caracterizan el siglo XXI aun cuando no vivan en una isla prohibida ni monten a caballo ni disparen flechas asesinas. Reafirmar la oposición a la superioridad masculina violenta, es un reto que va más allá de denunciar y realizar marchas globales.

Se supone que las amazonas buscaban procrear –es un proceso natural y normal de las especies- si el bebé era hombre, lo mandaban con su padre o con los seres masculinos, y se reservaban en cambio a las mujeres ¿Qué ocurre en las sociedades modernas? ¿No es verdad que aun hoy en muchas latitudes de la república mexicana desde la primera infancia, las niñas deben cuidar el hermanito, hacer las camas, lavar los trastes y ocuparse de asistir en la vejez a la madre y las abuelas? Luchar por la igualdad de derechos, sociales, económicos, laborales y políticos, ha sido una forma moderna de amazonas cuya arma primordial es la palabra.

Líderes de movimientos sufragistas –Emmeloine Pankhurt en Inglaterra, Laureana Wright, Hermila Galindo, Concha Michel, Aurora Jiménez, o Griselda Alvarez Bravo- la incorporación de mujeres en los centros de trabajo para suplir la ausencia masculina en la primera y segunda guerra mundial, el acceso a posibilidades de enseñanza superior aun en carreras eminentemente masculinas como ingenierías, químicas etc. han sido entre otras muchas las verdaderas guerreras que aun hoy siguen siendo el modelo no de amazonas violentas dispuestas a matar para sobrevivir ellas, sino a sumar cualidades y calidades a fin de lograr una humanidad menos violenta, con los hijos, las mujeres y los propios varones.

Es mucho lo que falta por hacer para evitar violencia sutil como la de autoridades municipales que siguen aplicando sanciones “administrativas” a mujeres que “usan ropa inmodesta” o esposas que para no mover el agua dejan de acudir al ginecólogo, y luego admiten que le bolita que les dolía no era de leche sino un cáncer que ya se había desarrollado, a la vera de la celotipia del marido. Despilfarrar el patrimonio femenino, es una de las formas de violencia más comunes desde tiempos ancestrales. La historia nos ha regalado novelas y capítulos dramáticos de lo que vividores hicieron con las dotes y herencias de sus mujeres ¡eso también es violencia en contra de ellas!

¿Cómo lograr una humanidad en armonía? ¿Cómo evitar que la emancipación femenina sea el inicio de una armada amazónica? ¿Por qué la liberación femenina dio paso a la promiscuidad de mujeres que terminan sus vidas en soledad y abandono? ¿En que punto y por cuales motivos lo masculino se tornó en irresponsabilidad hacia los hijos y la familia? Es sorprendente el tipo de patriarcado brutal que en pleno siglo XXI, ejercen machos varones pudientes sobre sus mujeres que a cambio de ser retratadas en revistas de “socialité” o en redes informáticas se convierten en presas de lo que supuestamente han logrado en términos de igualdad legal, política, profesional, social, familiar y personal

Tienen razón todos los que ayer celebraron el NO a la violencia en contra de las mujeres; pero esto será algo más que oratoria, cuando realmente se admita que la violencia es mucho más que golpes, tocamientos y coitos no deseados.